En el Plan Estratégico de Mellilla responderemos a estas preguntas:

¿Quiénes somos?

Trabajaremos para conocer nuestras necesidades y problemas.

¿Qué queremos ser?

Identificaremos nuestras aspiraciones y nuestro modelo de ciudad.

¿Cómo podemos lograrlo?

Consideraremos posibilidades y alternativas, y diseñaremos soluciones.

Melilla 2020-2029

Un Plan Estratégico es sobre todo un compromiso de una sociedad con unos objetivos compartidos.

La finalidad última es reinventar la economía de la ciudad, mediante la configuración de un nuevo modelo de crecimiento, que garantice la renta y el empleo de la ciudadanía de Melilla, pero sin poner en riesgo los recursos que deben garantizar esas mismas posibilidades de la Melilla del futuro.

Un reto fundamental en el Plan es la reorientación de las prioridades y recursos hacia la creación de empresas privadas y, por tanto, hacia la generación de rentas y empleos para la ciudadanía de Melilla.

Todo este proceso se plantea en base a la metodología RENOCON para el desarrollo sostenible de los territorios que está alineado con el cumplimiento de los 17 ODS de la agenda 2030.

Misión y visión

Misión

La Ciudad de Melilla entiende su misión como una entidad social, económica y política  responsable de asegurar bienestar, medios de vida a sus habitantes y salud ecológica al  territorio, desde su condición de parte integrante de España, tal como recoge el art 1  de su Estatuto, y que, al tiempo, reconoce y aprovecha su carácter e identidad ligados  al continente africano, tomando a las personas como referencia y como valores  centrales la inclusión, la diversidad, la innovación, la cultura y el conocimiento; y  manteniendo una relación equilibrada y acoplada con su territorio.

Visión

Melilla sostiene su visión a largo plazo en los siguientes valores:

Una Ciudad Autónoma con medios propios su sostenimiento vital, contando con  capacidad de generación de energía renovable, soluciones óptimas al ciclo integral del  agua, gestión de los residuos con máximo aprovechamiento y las mayores capacidades  posibles proveer de alimentación a la población. Esta forma de resolver las  necesidades básicas expresa un empeño en mejorar la autonomía y un compromiso  con los desafíos del cambio climático. Una Ciudad Autónoma que atiende, cuida y  mejora la salud ecológica de su territorio, tanto en el entorno terrestre como marino,  protegiendo y reforzando su biodiversidad y sus equilibrios ecológicos.

Una Ciudad Autónoma que satisface las necesidades y aspiraciones de sus habitantes  en materia de salud, educación, vivienda y servicios sociales, que incluye  adecuadamente sus diversos colectivos sociales, en un entorno de interculturalidad.

Una Ciudad Autónoma capaz de proveer de medios de vida a sus habitantes,  generando riqueza y empleo gracias a sus iniciativas innovadoras en un contexto  interrelacionado y bien conectado con sus referentes territoriales, desarrollando todo  su potencial en formación, cultura y conocimiento, en un entorno avanzado con las  mejores técnicas disponibles, especialmente las digitales. Una Ciudad Autónoma capaz  de prestar servicios especializados en salud y formación a visitantes de diversas  procedencias, gracias al desarrollo de ofertas atractivas y prestigiosas.

Una Ciudad Autónoma bien conectada con la Península y con el territorio colindante,  mediante transporte terrestre, marítimo y aéreo, y mediante conexiones telemáticas;  con una imagen atractiva como referente en las importantes y crecientes relaciones  entre Europa y África.